Acupuntura Biodinámica Clásica


¿Qué es la acupuntura biodinámica clásica (ABC)?

Biodinámica significa movilizar la vitalidad, trabajar de acuerdo con la dinámica de la vida estimulando y potenciando la tendencia natural a la salud. Nuestros procedimientos no se centran en clavar agujas; es más, muchas veces ni siquiera las insertamos, y si lo hacemos es muy superficialmente y sin dolor. El efecto de la acción se debe a que armonizamos el qi, el sistema bioenergético que regula y sustenta todos los demás (nervioso, endocrino, circulatorio, etc.), ya sea directamente ya sea a través de sus propios circuitos, los meridianos. En este proceso nos basamos en las teorías expuestas en los grandes clásicos de la medicina china, en sus interpretaciones más actuales y en la profunda atención y respeto a la vitalidad que anima a cada persona y a sus manifestaciones fisiológicas y patológicas. La acupuntura biodinámica es el modo más desarrollado de trabajar hacia la salud a través de procedimientos no invasivos, respetuosos y naturales; es al mismo tiempo la acupuntura más antigua y la terapia del futuro. Sus características se pueden resumir en:
  • Respeto: apreciamos y reforzamos la vitalidad del paciente; es una terapia que trabaja ‘a favor’, y no ‘en contra’. Por eso evitamos producir dolor, por eso los resultados no se limitan al alivio de los síntomas
  • Eficacia. La experiencia de siglos y la clínica actual demuestran sobradamente que este modo de trabajo es plenamente eficaz en multitud de problemas diversos, tanto en el dolor como en cuadros complejos y difíciles, como trastornos ginecológicos, fibromialgia, cáncer, etc. Al mismo tiempo, lo suave y agradable de los procedimientos los hacen especialmente adecuados en el tratamiento infantil
  • Solidez histórica, teórica y técnica. Basándonos en los grandes clásicos milenarios, adoptamos no solo sus interpretaciones presentes, sino que podemos explicarlas a través de la ciencia más moderna. Empleamos además útiles y conceptos actuales, como polaridades, electrovalencia, resonancia, magnetismo, etc.; vivimos plenamente en el presente, con un pie en el pasado clásico y otro ya apuntando hacia un futuro ecológico e inteligente

Estas características nucleares se expresan en el modo de aprendizaje y práctica de la ABC en:
  • Estudio y práctica basados en los grandes clásicos de la acupuntura y su actualización para hacerlos prácticos a día de hoy
  • Prioridad al paradigma del qi y a sus manifestaciones (forma del qi, flujo en el conjunto de Jingmai y Zangfu, técnicas sutiles de manipulación del qi, atención a los movimientos de Jing-Qi-Shen, etc.)
  • Preponderancia del tratamiento raíz y atención detallada al tratamiento de síntomas
  • Métodos de trabajo no invasivos, con atención especial a no producir dolor y a respetar profundamente el qi
  • Técnicas adecuadas y originales tanto de tratamiento raíz como de control de síntomas
  • Feedback en los diversos pasos del acto acupuntural, permitiendo tanto el control de la dosis como la seguridad de la corrección del tratamiento mientras se está aplicando
  • Énfasis en el carácter relacional del acto acupuntural y, consecuentemente, en la preparación del propio acupuntor. Esta incluye, por supuesto, las técnicas adecuadas, pero  abarca también aspectos como la actitud y la estructura del practicante
  • Desarrollo de la sensibilidad necesaria para percibir los movimientos del qi
  • Atención a la palpación, al contacto humano ordenado, como modo de comprensión de los movimientos del qi, aplicado a la ubicación de la desarmonía (lectura de pulsos, canales, abdomen, etc.), la localización de los puntos, a la punción y al feedback.

Ventajas: Las ventajas de la ABC derivan directamente de sus características; podemos resaltar:
  • Eficacia.  La atención prestada al tratamiento raíz garantiza una  profunda reordenación de los sistemas de la persona, con lo que su mejoría es más honda, intensa y duradera. Al mismo tiempo, la diversidad y eficacia de los métodos de control de síntomas permite abordar con éxito la mayoría de condiciones clínicas
  • Mayor confort del paciente. Al ser atendido con respeto y con extremo cuidado por su qi, el paciente sigue su proceso con mucha comodidad; la experiencia acupuntural deja de ser molesta o dolorosa para convertirse en muy agradable
  • Escasa invasividad, con poco o ningún dolor. Esto redunda no solo en mayor confort del paciente, sino que, de acuerdo con el Lingshu, aumenta la eficacia de la punción
  • Uso del mínimo número de puntos posible.  El trabajo sobre la raíz y el abordaje del conjunto con un feedback permanente permite minimizar las actuaciones maximizando la eficacia de cada una de ellas. Es el principio de ‘menos es más’ llevado a la práctica
  • Tratamiento simple de condiciones complejas. Permite abordar eficazmente cuadros multisintomáticos o casos en los que la diferenciación de síndromes resulta difícil o confusa
  • Tratamiento personal y personalizado. Al basarse en lo percibido y en su proceso a través de teorías y métodos adecuados, se aplica a cada paciente el tratamiento que más le conviene en cada instante; es la práctica clínica del ‘aquí y ahora’
  • Gran seguridad. El uso de métodos poco invasivos, la sólida raíz histórica y, sobre todo, el feedback inmediato que se obtiene en cada paso del proceso permite afirmar que es el modo de acupuntura más seguro
  • Desarrollo del acupuntor. Gracias al énfasis sobre los aspectos relacionales del acto acupuntural y a la preparación que se proporciona sobre la actitud y estructura del acupuntor, el estudio y práctica de la ABC constituye, además de la adquisición de capacidades terapéuticas, un camino que mejora profundamente al propio practicante

Comparaciones: Con todo respeto, y con el único fin de facilitar la comprensión, podemos establecer un cuadro comparativo de las características de la ABC relativas a otros estilos más conocidos, el sistema MTC y la acupuntura japonesa (AJ/TM, terapia de meridianos y derivados) tal como se suelen encontrar en Occidente
CaracterísticaABCMTCAcupuntura Japonesa/Terapia Meridianos
Enraizamiento en los clásicosBásico e integral (Suwen, Lingshu, Nanjing)Escaso, enfocado en las sugerencias más  pragmáticasCentrado particularmente en Nanjing
Importancia del trat. raízFundamentalEscasaAlta
Importancia de la palpaciónFundamentalEscasa o nulaAlta
Feedback durante el tratamiento100 %Escaso o nulo60-80%, según método
SeguridadMuy elevadaAlta a mediaMuy elevada
Eficacia general(*)AltaAltaAlta
Tendencia a protocolo de actuaciónNulaMuy elevadaAlta
Enfoque eficaz de cuadros complejosSimpleDifícil, muy complicadoSimple a medio
InvasividadEscasa o nulaAltaEscasa o nula
Grueso de agujasMuy finas
(0,12 a 0,16)
Relativamente gruesas (0,20 a 0,30)Finas
(0,12 a 0,18)
Profundidad de la inserciónEscasa o nulaImportanteEscasa o nula
Confort del pacienteMuy alto,
fundamental
Bajo, poco importanteAlto, muy importante
Atención a la dosisMuy importantePoco discutida
Muy importante
Adecuación a tratamiento infantilMuy adecuadaPoco adecuadaAdecuada
Adecuación al tratamiento de personas delicadas y/o temerosasMuy adecuadaPoco adecuadaAdecuada
Atención a los movimientos del qiFundamentalEscasa o nulaAlta a media
Desarrollo de la sensibilidad del acupuntorMuy importanteNo muy importanteImportante
Promoción del desarrollo del propio acupuntorMuy importanteNo se mencionaNo se menciona
(*) Pensamos que la eficacia de la acupuntura depende de un complejo juego de relaciones en el que tiene gran importancia la confianza y valía del propio acupuntor, por lo que estimamos los tres sistemas como igualmente poderosos